Sep
01
2005
--

Lo que siente el corazón.

“Helen Fisher, de la universidad de Rutgerts, en Nueva Jersey, dice que el ser humano guarda fidelidad de por vida al tipo de persona del que se enamora, que es siempre el mismo pero con distinto rostro, de manera que su cerebro se fragua, entre los 6 y los 18 años, un patrón amoroso que queda registrado y repetirá una y otra vez hasta la muerte. “Con el tiempo vamos incorporando ciertos valores, ideas y principios hasta completar nuestro arquetipo. Y una vez que encontramos a la persona que se acerca a ese perfil, el cerebro desata una serie de reacciones químicas que permiten el enamoramiento. La dopamina, esa sustancia química cerebral responsable de la satisfacción y el placer, se dispara produciendo una especie de locura temporal. La atracción amorosa aumenta también la feniletilamina, una sustancia que actúa como estimulante y en niveles elevados contribuye al bienestar”, apunta la científica. Esta reacción química llega por las venas hasta el corazón, acelerándolo hasta límites insospechados. La pasión amorosa, por fortuna, es transitoria, y cuando los patrones bioquímicos del cerebro recuperan la normalidad, la relación se vuelve más calmada.”
Hay esperanza, de que una vez que mis patrones bioquímicos regresen a la normalidad, pueda recuperarte. Porque no tienes idea como te extraño Vilma.

Written by Larlok in: General | Etiquetas: ,

Powered by WordPress | Aeros Theme | TheBuckmaker.com WordPress Themes